Hoy te contamos la historia de una marca que representó la economía de uno de los grandes dragones asiáticos ¿alguna vez has oído hablar de ellos?

Se conocen como los cuatro dragones asiáticos a una generación de nuevos países industriales localizados en Asia (Corea del Sur, Hong Kong, Singapur y Taiwán) que entre 1960 y 1990 mantuvieron altas tasas de crecimiento e industrialización. Esto ocurrió por varias razones: la abundancia de mano de obra, los bajos salarios (y largas jornadas de trabajo), la carencia de derechos laborales, la creación de zonas francas portuarias y la fuerte inversión estatal.

Estos hechos hicieron posible que una empresa como Daewoo se convirtiese en el segundo mayor conglomerado (chaebol) de Corea del Sur durante casi 20 años, después todo cayó en picado.

La empresa se fundó en 1967 por Kim Woo-Choong al principio se dedicó a la industria textil, pero más adelante y gracias a las políticas y ayudas económicas del gobierno se diversificó con rapidez. Siguiendo el modelo típico coreano de “chaebol” comenzó a adquirir astilleros, fábricas del sector de la construcción, del armamentístico y el automóvil.

Gracias a la liberalización de la economía surcoreana inició una expansión internacional de grandes dimensiones, ofreciendo sus servicios de fabricación con bajo coste y mano de obra barata, especialmente en la fabricación de buques mercantiles, barcos y petroleros. Por otra parte, Daewoo Motors llegó hasta Australia y Estados Unidos y se convirtió en el sexto fabricante de coches del mundo después de la caída del Muro de Berlín, al abrir filiales en Europa del Este y Oriente Medio. La confianza en su expansión le llevó en 1992 a comprar la participación de General Motors en la filial automotriz, convirtiéndola en una compañía independiente.

Durante los 90 Daewoo sufría un endeudamiento excesivo debido a la diversificación y su sistema de integración vertical. Con la llegada de la democracia, el presidente de la compañía pudo mantener su influencia porque lo nombraron presidente de la Federación de Industrias Coreanas. En esa época tenía 20 firmas bajo su control y más de 320.000 empleados en todo el mundo.

Esta situación se convirtió en insostenible y sumado al estallido de la crisis financiera asiática en 1997 llevó a la bancarrota a la empresa en 1999. El conglomerado de empresas se desmanteló y sus filiales se vendieron a distintas empresas para evitar el colapso de la economía coreana porque en esa época su actividad suponía el 5% del PIB y tenía 150.000 empleados surcoreanos. Kim Woo-Choong fue condenado en 2005 a 10 años de cárcel por fraude contable y evasión de capitales.

La firma más conocida de Daewoo a nivel mundial, su marca de coches, fue rebautizada en 2002 como GM Daewoo, cuando General Motors se hizo con el control. Desapareció en 2011 después de que adquiriesen la última de sus unidades de negocio (Daewoo Motors) y la rebautizaran como GM Korea.  Aunque algunas compañías siguen llamándose Daewoo, ninguna está hoy vinculada al histórico grupo.

Vía: Wikipedia.org

Categoría: Daewoo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies